• clasedepilatesonli

Cómo se usa el aro de Pilates

Aprende los trucos para utilizar el anillo mágico de Pilates correctamente


El aro de Pilates es un material atractivo para sumar intensidad y algo más de reto a tus clases de Pilates. Descubre cómo utilizarlo de forma eficaz y fácil y añádelo en tus ejercicios diarios en casa. Si todavía no estás familiarizado con este material, primero conoce qué es y para qué sirve.


7 consejos para sacarle partido a tus entrenamiento con el aro:


  1. Coger bien el aro es muy importante. El punto desde el cual ejercemos la fuerza en el anillo tiene mucha relevancia. No debes coger el aro con los dedos sino con lo que yo llamo el talón de la mano. Esa parte se coloca en las almohadillas y así al ejercer la fuerza, ésta estará en todo el brazo, no solamente en los dedos de la mano o en la muñeca.

  2. Otro punto importante que puedes usar a tu favor es el nivel de fuerza con la que presiones. El aro con un poquito de fuerza ya vale para sentir la musculatura. Pero si presionas mucho, llega un punto en el que va a darnos mucha inestabilidad así que, no llegues a esos niveles, con un poquito ya vas a sentir cómo está trabajando la musculatura en cada ejercicio.

  3. Cuando tengas que apoyarte sobre el aro para hacer algún ejercicio no lo uses como bastón, sino que deberás utilizarlo como una ayuda para un por si acaso. Es decir, en un momento dado me puedo sujetar un poquito sobre el aro pero a grandes rasgos hago la activación con el cuerpo y no con la fuerza bruta de los brazos sobre el aro.

  4. Además, otro punto a tener en cuenta es la vuelta de la fuerza. Esto es, si aprieto el aro, en la vuelta del aro a su forma normal no dejo que vuelva de golpe sino que dejo que lo haga poco a poco. Lo mismo sucede con la banda elástica, voy suave y vuelvo suave también porque la musculatura va a trabajar tanto en la ida como en la vuelta. Así que cuida tus músculos vuelve suave y deja que tu cuerpo trabaje también en esa fase.

  5. Presta atención a la colocación de tu cuerpo. Conecta tus escápulas, no dejes que al apretar el aro los hombros suban de tanta fuerza que estás haciendo, sino que conecta tus escápulas y a partir de ahí haz presión para que no solo trabaje el brazo sino que trabaje también toda la musculatura posterior.

  6. También puedes colocar el anillo de Pilates entre los pies. Ojo, siempre por encima de la articulación del tobillo para no hacerte daño, esto facilitará la estabilización de tu pelvis al hacer algún ejercicio más intenso, por ejemplo el lateral.

  7. Por otro lado, podrás retarte dándole más inestabilidad a tu cuerpo al agarrar el aro con una de las manos y en los ejercicios de flexibilidad, podrás ayudarte del aro para llegar un poquito más lejos a esas posiciones que cuestan más.


Empieza a ejercitar tu cuerpo con el aro. Como siempre, gracias por invertir un ratito para ti y para cuidar tu salud.




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo